Para cuidar es necesario cuidarse

Para cuidar es necesario cuidarse
Para cuidar es necesario cuidarse

En muchos momentos de nuestra vida debemos hacernos cargo de distintas personas de nuestro entorno y por distintos motivos. Cuando cuidamos no debemos descuidar  nuestro propio cuidado.

Para cuidar es necesario cuidarse

Podemos cuidar de la pareja, de los hijos, de la familia, de los amigos. Incluso podemos llegar a cuidar de forma profesional si nos dedicamos a trabajar con personas, como es nuestro caso.

Al hacernos cargo de estas personas podemos implicarnos en diferentes grados: desde la implicación más absoluta hasta una mínima preocupación. Esto dependerá de su necesidad de cuidado; si necesitan ser cuidados físicamente, emocionalmente, económicamente, etc…e incluso de nuestro propia decisión de en qué medida nos queremos o podemos implicar.

Se establece entre el cuidador y el cuidado una relación, en la que en la mayoría de las ocasiones es el propio cuidador él que centrado en sus obligaciones de atender a la persona necesitada, desatiende su propio cuidado.

Se hace muy importante y necesario que la persona cuidadora guarde una parcela de su vida, para su propio autocuidado físico y emocional, que pueda tener ratos de ocio aparte de la persona a la que cuida. Esto es muy importante, ya que el dedicar muchas horas de nuestro día a cuidar a otras persona hace que nos “vaciemos” y se requiere de refuerzos positivos aparte, para recargar nuestras pilas y así volver con energías nuevas a la tarea del cuidado.

Es importante no desatender otras áreas de nuestra vida, ya que en muchas ocasiones las personas a las que cuidamos mejoran en salud, o dejan de depender de nosotros, como en el caso de los hijos, o simplemente la vida nos separa…y es en este momento en el que necesitamos haber conservado una red social, familiar e incluso laboral que le siga dando sentido al día a día…

Deberíamos desprendernos de la idea de que cuando necesitemos cuidado, ayuda o apoyo, habrá alguien que se encargará de nuestro cuidado, porque eso no siempre es así. Debemos concienciarnos de que nuestro cuidado depende de nosotros mismos en gran parte. Debemos cuidarnos en el más amplio sentido de la palabra, esto significa no descuidar nunca nuestras necesidades tanto sociales, laborales, emocionales, físicas, etc…y no esperar que una parte importante de nuestro bienestar venga dado por la pareja, hijos, familia, amigos, etc…

” El que no tiene tiempo para cuidar de su salud, algún día tendrá que tener tiempo, dinero y  paciencia para cuidar de su enfermedad.”

Foto:pixabay

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *