¿Cómo afecta la llegada de los hijos a la relación de pareja?

IMG_2102
¿Cómo afecta la llegada de los hijos a la relación de pareja?

Cuando los hijos llegan, nada vuelve a ser como antes, es necesario definir nuevamente la relación y los papeles de cada miembro de la pareja, esto requiere de un trabajo conjunto por el nuevo proyecto de vida que ambos miembros han elegido y por supuesto también requiere de mucho amor para llevar este trabajo adelante.

El pasado mes de noviembre, se celebraron las II Jornadas de la Asociación Española de Psicología Perinatal en colaboración con el Hospital Universitario de Torrejón, el propósito de estas jornadas es el de consolidar el conocimiento, investigación e intervención dentro de esta rama de la psicología, acto al que acudí .
Entre los profesionales que participaron en dichas jornadas estaba Arun Mansukhani, Psicólogo Especialista en Psicología Clínica (PsyD), Sexólogo, EuroPsy Specialist in Psychology and Psychotherapy, Experto y Especialista Universitario en Hipnósis Clínica, Practitioner y Consultor EMDR. Y en la actualidad subdirector del Instituto Andaluz de Sexología y Psicología, en Málaga.

La intervención de Arun Mansukhani se centró en el tema del apego, pareja y familia. Explicando como influye el tipo de apego adulto en nuestras relaciones de pareja.

Amor de pareja

Habló, acerca del amor de pareja, de la necesidad de pasar por distintas fases: incluidas las crisis, para poder hablar de amar con todo su significado.

Según Arun Mansukhani, solo tras haber superado una crisis se llega a amar realmente, puesto que la crisis destapa al verdadero objeto de nuestro amor sin idealizaciones, mostrándolo tal y como es, haciendo ver todos los defectos que nuestra pareja o relación tiene, a la vez que nos muestra nuestros propios defectos, sacando nuestro verdadero yo a relucir.

Las parejas pueden enfrentarse a numerosas situaciones de crisis, pero sin duda uno de esos momentos de crisis es la llegada de los hijos. Cuando nace un hijo es necesario, entre otras muchísimas cosas, hacer ajustes y distribuir de nuevo los apegos entre los miembros de la pareja y la familia. Se hace necesario ocupar nuevos roles que nunca antes se habían ocupado y esto implica en muchos casos dejar atrás ciertos tipos de relación personal que veníamos llevando a cabo.

A menudo muchas parejas se ven en este punto de su relación y sienten que todo se ha acabado, son incapaces de llevar con éxito esa transición de rol que la maternidad y paternidad conlleva, y en muchos casos necesitan consultar a un psicólogo.

Como Arun explica, es necesario que los miembros de la pareja se enfrenten a la “muerte” del amor como lo habían conocido, es decir como pareja, para que este se convierta en amor de familia, donde el objetivo común sea el nuevo proyecto de vida que ambos miembros tienen en común.

Cuando ambos miembros de la pareja son conscientes de esto y lo aceptan como una etapa por la que hay que pasar, juntos superan la crisis y la pareja se ve reforzada. Por el contrario si esto no es así, y los miembros de la pareja no se saben adaptar a los cambios que requieren las nuevas circunstancias, la crisis puede poner fin a la relación entre ambos.

De alguna manera la llegada de los hijos nos muestra muchas cosas y entre ellas también nuestras sombras.

¿Cuál es nuestra labor como psicólogos?

Nuestra labor como psicólogos consiste en explicar a las parejas lo que ocurre en esta etapa vital, hacerles ver que todos los cambios a los que se enfrentan requieren de un proceso de adaptación.

Ayudarles y acompañarles  para que entiendan cuáles son sus sentimientos, sus necesidades, que vayan descubriendo qué se espera de ellos en esta nueva etapa, cómo se va a desarrollar su vida de ahora en adelante y fundamentalmente cómo trabajar en la relación entre ellos.

Todo esto exige de un trabajo conjunto, donde el fin ha de ser el nuevo proyecto común de la pareja.

10 thoughts on “¿Cómo afecta la llegada de los hijos a la relación de pareja?

  • 24 octubre, 2017 at 23:16
    Permalink

    Genial reflexión. Es duro la convivencia entre dos, y ya con uno o varios más, y si el peque viene con dificultades… complicada.
    Paciencia, empatía y nunca irnos a la cama enfadados!

    Reply
    • 24 octubre, 2017 at 23:31
      Permalink

      Sin duda muy acertado tu comentario, si se añade el plus de que el bebé venga con dificultades, ya que además de todo lo anterior habría que recolocar eso también, puesto que se debe trabajar la diferencia entre el niño esperado y el niño real, algo que todos los padres en cierto modo hacemos, pero sin duda más en estos casos.
      En cuanto a lo que comentas, es fundamental siempre dejar resueltos los conflictos.
      Gracias por comentar Pilar

      Reply
  • 25 octubre, 2017 at 17:50
    Permalink

    Sin duda todo cambia, pero sin duda es lo que más une si hay respeto y se comprende al otro sin condiciones. Son etapas que hay que vivir y disfrutar lo que se pueda.

    Reply
    • 27 octubre, 2017 at 23:05
      Permalink

      Judit, si se supera la crisis sin duda la unión será más fuerte y hará posible llevar a cabo el proyecto en común, viviendo las distintas etapas, así es.
      Gracias por comentar

      Reply
  • 25 octubre, 2017 at 17:51
    Permalink

    Me imagino que es una labor complicada sumar los hijos a una relación de pareja porque como dices, cambian muchas cosas. Pero cuando hay voluntad de compartir una vida juntos y se ha tomado la decisión en conjunto, se ve como un reto que se puede superar con perseverancia.
    Saludos.

    Reply
    • 27 octubre, 2017 at 23:02
      Permalink

      Tania, ahí está la clave en el proyecto de vida en común, en verlo como un reto y en ser conscientes de que en las relaciones no basta con el amor, también es necesario trabajar en la relación.
      Gracias por comentar.

      Reply
  • 27 octubre, 2017 at 02:51
    Permalink

    Muy buen post, yo pase por situaciones muy malas con mi pareja la cual teni a una terrible inmadurez y a eso le agrego la falta de informacion que no me ayudo para nada y mas bien mi relacion fracaso. Entre parejas hay que ser muy consientes para poder superar esas etapas.

    Reply
    • 27 octubre, 2017 at 22:39
      Permalink

      Emma, lo primero de todo decirte que siento que vuestra relación fracasará. Para ejercer la maternidad y paternidad es necesario estar preparados para todo lo que conlleva y aún estando preparados, adaptarse a todos los cambios es complejo y requiere un gran esfuerzo. En ocasiones como tú comentas alguno de los miembros no está igual de preparado que el otro.
      Sin duda ser conscientes de todo esto y tener un proyecto en común es clave para superar estas etapas como dices.
      Gracias por comentar.

      Reply
  • 27 octubre, 2017 at 22:22
    Permalink

    Desgraciadamente conozco parejas que no han sido capaces de superar la llegada del nuevo miembro a la familia y han cogido la puerta. En todos los casos ha sido él el que ha decidido marcharse así que, a pesar de que con esto no pretendo generalizar, puesto que solo son los casos a mi alrededor, sí que se deberían tener las cosas bastante claras y ser realistas en cuanto a lo que se espera cuando llega un bebé. Besos!!

    Reply
    • 27 octubre, 2017 at 22:54
      Permalink

      Maria, como dices creo que por desgracia todos conocemos casos a nuestro alrededor, pero es importante tener algo en cuenta, los niños no llegan para romper las relaciones, sino que solo vienen a mostrar las carencias que ya existían previamente, obviamente la adaptación que conlleva la nueva situación coloca a la pareja ante una crisis que solo tiene dos vías que la relación crezca con un proyecto en común o que fracase. Es muy importante como dices tener claro qué significa tener un bebé.

      En cuanto a lo que comentas acerca de los hombres hay algo importante a tener en cuenta, los hombres también pueden sufrir depresión posparto al igual que las mujeres, los síntomas difieren a los de las mujeres que la sufren por múltiples motivos, entre ellos la dificultad que normalmente tienen para poner nombre a lo que sienten y expresarlo. Uno de estos síntomas es la huida hacia adelante, es decir son incapaces de pedir ayuda y lo dejan todo y escapan de la situación. No digo que esto ocurra siempre así, pero sin duda es importa conocerlo para poder entender algunos casos, que con atención psicológica mejorarían y se podría trabajar también en la mejora de la relación de pareja, lo que sin duda sería lo mejor para los niños que al final son los grandes perjudicados
      Gracias por tu comentario.

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *