Depresión en el embarazo, síntomas y tratamiento

Depresión en el embarazo, síntomas y tratamiento

Depresión en el embarazo, síntomas y tratamiento

El hecho de tener un problema de salud mental como la depresión en el embarazo, supone que tengamos en cuenta una serie de recomendaciones, ya que se trata de una situación especial.

Depresión en el embarazo, síntomas y tratamiento

El embarazo es un periodo en el que se producen muchos cambios físicos, pero hay que prestar especial atención a los cambios psicológicos y emocionales que tienen lugar. No debemos olvidar, que durante el embarazo se produce un importante cambio de rol, para pasar de ser “hija de” a “madre de”.

Cambios psíquicos durante el embarazo

El embarazo se caracteriza por:

• Un aumento de la sensibilidad emocional (especialmente hacia el final del embarazo)
• Necesidad de revisar y comprender los propios vínculos con los progenitores, para poder vincularse adecuadamente con el recién nacido.
• Monique Bydlowski (psiquiatra francesa que ha pasado más de treinta años trabajando con embarazadas y puérperas en una gran maternidad parisina) ha acuñado el término: “transparencia psíquica” que se caracteriza por un resurgir de recuerdos del pasado. Esta transparencia permite que la embarazada pueda pasar mucho tiempo fantaseando y recordando su propia niñez. Todo esto facilita a la mamá encontrar esquemas para desempeñar su futuro rol.

Debido a todo esto:

1) Por un lado, pueden resurgir duelos anteriores no resueltos con los progenitores. Las mujeres que han tenido infancias traumáticas o en las que se han sentido abandonadas por sus progenitores, pueden vivir el embarazo con más angustia o con mayores dificultades para imaginarse con su bebé.

2) Por otro lado, una consecuencia de esta transparencia psíquica, puede ser que el embarazo suponga un momento privilegiado, en el que comprender y asumir la propia historia previa vincular y poder resolver mas rápidamente conflictos psíquicos que en otros momentos de la vida. Por eso es tan adecuada la psicoterapia durante el embarazo.
Revisar la infancia a lo largo del embarazo, puede servir para incrementar la consciencia y la empatía con el futuro hijo o hija. Sostener a la futura madre será el papel no solo del padre/ o pareja y la familia, sino también de los profesionales sanitarios.

Los meses del embarazo, pueden proporcionar un tiempo muy valioso para integrar vivencias del pasado y afrontar con mayores recursos la maternidad. Trabajar por el bienestar psicológico durante el embarazo, ayudará a nuestro estado emocional una vez nazca el bebé.

“El vínculo empieza a formarse en el embarazo y está afectado por una serie de factores interpersonales y ambientales: la calidad de la relación de pareja, el apoyo social, la presencia de estresores, la dinámica intrapsíquica sobre como se concibe el bebé y sobre todo, la manera en que la madre fue criada por sus propios padres”
(Klaus & Kennell, 1982)

Cuando una mujer ve afectada su salud mental durante el embarazo. La prioridad ha de estar en el diagnóstico y tratamiento de esa madre, con el fin de buscar su bienestar, para que la depresión le afecte lo menos posible a ella, al bebé y a la familia.

Es importante diferenciar entre las mujeres que ya fueron diagnosticadas previamente de depresión u otras patologías, en cuyo caso pudo ser tratada y mejorar o persistir y las mujeres que sin haber tenido un diagnóstico previo, son diagnosticadas en el embarazo. El haber sufrido depresión u otra patología en salud mental, o tener antecedentes familiares, es un factor de riesgo para sufrir depresión en el embarazo.

En algunos casos las mujeres planean su embarazo y en otros surge sin planearlo. Aunque no siempre sea posible, la planificación es muy conveniente. Prevenir es fundamental, ya que permite planear y llevar a cabo ciertas acciones previas al embarazo, especialmente en mujeres con alguna patología previa en salud mental, o en mujeres en las que existan otros factores de riesgo. En dichos casos es fundamental ponerse en contacto con un psicólogo/a especializado en salud mental perinatal y con un psiquiatra, especialmente en el caso de tomar psicofármacos para que puedan valorar las distintas acciones a seguir. La psicoterapia puede ser de gran ayuda para todas las mujeres que desean ser madres: trabajando en distintas áreas que pudieran verse afectadas, fomentando recursos, potenciando habilidades y dando estrategias a la mujer para vivir con mayor bienestar su embarazo, estrategias de afrontamiento del estrés, trabajar la relajación u otras técnicas que permitan a la mujer vivir su embarazo con más calma, se puede fomentar el apoyo del entorno, dar recursos, psicoeducación. Es muy importante que se haga un seguimiento estrecho por parte de todos los profesionales implicados durante el embarazo y que haya una buena coordinación entre ellos.

La depresión en el embarazo afecta en torno al 10-15% de las mujeres, pero no siempre es fácil hacer un diagnóstico por diferentes motivos:
En muchas ocasiones, se confunden los propios síntomas del embarazo como el cansancio y cambios en el apetito, con los síntomas de depresión. A esto hay que añadirle la dificultad que tienen muchas mujeres a hablar de lo que sienten y experimentan abiertamente, puesto que aún sigue presente el estigma asociado a hablar de ciertas emociones, como la tristeza, durante el embarazo, porque se suele asociar el embarazo a una época feliz, lo que hace que las mujeres no se atrevan a hablar de lo que les ocurre. Cuando se acude a los diferentes controles del embarazo, se les pregunta acerca de los síntomas físicos, pero con mucha frecuencia no se indaga acerca de cómo está viviendo esa madre su embarazo, acerca de cómo es su vivencia y que dificultades se está encontrando a nivel emocional.

¿Qué síntomas podemos observar en la depresión?

– Tristeza
– Falta de interés
– Alteración sueño
– Perdida o aumento peso
– Culpa, baja autoestima
– Ideas de muerte
– Fatiga
– Alteración apetito

¿Cuáles son los factores de riesgo?

Los factores de riesgo están implicados en el origen de la depresión, pero a su vez también lo están en el mantenimiento del problema.

– Cambios hormonales que se producen durante el embarazo
– Antecedentes previos de salud mental o antededentes familiares
– Estilos de afrontamiento
– Estilo atribucional
– Autoestima
– Personalidad perfeccionista, obsesiva
– Complicaciones obstétricas
– Historia personal de trauma, violencia, abuso
– Pérdidas perinatales previas
– Dificultades relación de pareja
– Falta apoyo social entorno
– Problemas laborales o económicos
– Gestación no deseada

¿Cuáles son los factores de prevención?

Hay una serie de variables a tener en cuenta que influyen en cómo se viva este embarazo:

– Tener una buena conciencia de la enfermedad
– Tener una red de apoyo que contenga a esa madre y pedir apoyo
– Autocuidado, disfrutar de actividades placenteras y fomentar actividades de ocio.
– Mantener en lo posible una adecuada higiene de sueño
– Alimentación saludable
– Ejercicio físico suave o moderado
– Técnicas de relajación, mindfulness, yoga, o cualquier actividad que le permita situarse en el aquí y ahora.
– Aprender a manejar el estrés.
– Cambiar actitud ante determinadas circunstancias.
– Compartir la experiencia con las personas de confianza
– Hablar sobre las emociones.
– Buscar recursos: grupos de apoyo, profesionales especializados en salud mental perinatal.
– También es adecuado prepararse para el parto, informarse acerca del parto normal, trabajar los miedos con respecto al parto y a la crianza del bebé.
En el caso de que se trate del segundo embarazo o posteriores, el apoyo del entorno es más fundamental si cabe, porque será necesario que se ocupen de los otros hijos para que la madre pueda ocuparse de si misma.

Tratamiento para la depresión en el embarazo

Hay que valorar cuál es el tratamiento más adecuado para cada mujer, dependiendo del diagnóstico, de la gravedad, de los recursos que disponga, del trimestre del embarazo en que se encuentre. Las intervenciones terapéuticas pueden ser: psicoterapia, psicofármacos o ambos y los profesionales indicados psicólogo/a y psiquiatra, recalco la importancia de que sean profesionales especializados en salud mental perinatal.
Si la mujer ya estaba en tratamiento con psicofármacos previamente, no debe suspender su uso, ya que está contraindicado, lo ideal es evaluar qué psicofármaco está indicado durante el embarazo valorando riesgo-beneficio.
En ocasiones, una vez que se produce el diagnóstico y se pone un tratamiento farmacológico, el miedo a que pueda afectar al bebé hace que la madre no siga dicho tratamiento, por eso es importante explicarle muy bien los riesgos y beneficios de ser tratada y los riesgos de no recibir ningún tratamiento, aclarando sus dudas y atendiendo a los miedos que puedan surgir.

La depresión no tratada en el embarazo, afecta a la madre, al bebé y al establecimiento de un apego seguro. Entre las consecuencias se encuentra que:

La mujer no cuida tanto de si misma, ni de su salud, no acude a sus revisiones, surgen dificultades en la vinculación con su bebé, ya que el vínculo empieza a establecerse desde el mismo instante en que la mujer se queda embarazada. En lo referente al bebé, incrementa el riesgo de parto prematuro y retraso de crecimiento, también puede afectar al desarrollo de sus capacidades cognitivas, e incluso puede dar lugar a problemas de salud mental.
Así mismo, sufrir depresión durante el embarazo representa el mayor factor de riesgo para sufrir depresión posparto.

La psicoterapia va a beneficiar a la mujer en el tratamiento de la depresión: potenciando los factores de prevención, reduciendo los factores de riesgo y causas que han originado la depresión, trabajando las emociones y una adecuada gestión emocional; trabajando sobre las expectativas acerca del embarazo, maternidad y el rol maternal, miedos, dificultades, situaciones potencialmente estresantes; trabajando en el auto concepto, dotando de habilidades y recursos para ejercer la maternidad; facilitando la adecuada vinculación madre-bebé, teniendo en cuenta la propia historia de la madre, valorando su apego. En definitiva, proporcionando apoyo en todo el periodo del embarazo, fomentando una mayor sensación de bienestar y reduciendo los síntomas de la depresión.

Si al leer este artículo te has visto identificada por alguno de estos factores o te preocupa que tu pareja se vea afectada, o quizá simplemente tienes alguna duda al respecto, puedes contactarme sin compromiso y trataré de atenderte a la mayor brevedad posible. La depresión en el embarazo precisa de la atención de un profesional. Puedes contactar conmigo a través de http://mientrasps.cluster023.hosting.ovh.net/contacto/ o a través del correo electrónico: cristina-cb@cop.es

Foto: Pixabay

Fuentes:

  • Olhaberry, Marcia, Escobar, Marta, San Cristóbal, Pamela, Santelices, María Pía, Farkas, Chamarrita, Rojas, Graciela, & Martínez, Vania. (2013). Intervenciones psicológicas perinatales en depresión materna y vínculo madre-bebé: una revisión sistemática. Terapia psicológica, 31(2), 249-261. https://dx.doi.org/10.4067/S0718-48082013000200011
  • Intervenciones terapéuticas en el embarazo y el puerperio. Alicia Echegoyen, psiquiatra. Ponencia presentada en X Congreso Nacional de la Sociedad Española de Psiquiatría y Psicoterapia del Niño y del Adolescente (S.E.P.Y.P.N.A.) que bajo el título “Intervenciones psicoterapéuticas en la práctica clínica” tuvo lugar en 1996 en Santander. Traducido por Fernando González Serrano (Psiquiatra).
  • Maternidad y Salud: Ciencia, Conciencia y Experiencia. Informes, Estudios e Investigación 2012. Ministerio de Sanidad Servicios Sociales e  Igualdad. Documentos elaborados por Alba Romero, Concepción Aler Gay, Isabel Olza Fernández, Ibone. Colaboraciones: Blázquez García, María Jesús Pallás Alonso, Carmen Rosa Marín Gabriel, Miguel Ángel Gil Sánchez, Alfonso

Cristina Castaño
Psicóloga Sanitaria M-21781.
Psicoterapia Breve y Psicología Perinatal.
Blog: www.mientrascreces.es
Correo electrónico: cristina-cb@cop.es

 

2 thoughts on “Depresión en el embarazo, síntomas y tratamiento

  • 17 marzo, 2017 at 19:04
    Permalink

    Te dije en Facebook que iba a leer tu post con calma, he tratado de hacerlo pero el tema se me hace ya difícil que no puedo aún con este tema. Como he contado en mi blog yo he pasado por periodos depresivos mayores y, por consiguiente, tuve depresión en el embarazo y depresión post parto, he analizado en terapia mi depresión post parto, pero aún se me hace muy difícil hablar de la depresión en el embarazo. Ya me daré tiempo para llorar por todo esto y analizarlo con más cuidado. Y quizá a partir de esto escribir un post o terminan los borradores que tengo.

    Gracias por compartir lo de la transparencia psíquica,no lo conocía, buscaré a la autora porque esto es la pura verdad. Y es que cuando te embarazas te preparas físicamente para ser madre pero emocionalmente estás casi desnuda.

    Gracias por tocar estos temas a los que debemos dar mayor visibilidad. Prometo post donde yo hable de mí experiencia a partir de tu post. Un abrazo!!

    Reply
    • 22 marzo, 2017 at 08:13
      Permalink

      Es normal que se te haga complicado revivir ciertos momentos, tendrás que encontrar tu momento para trabajar lo que viviste y darle un lugar, cuando tú te sientas preparada. Creo que escribir acerca de ello puede ser muy terapéutico, por lo que e te invito a hacerlo cuando tú lo veas adecuado. Cuando lo hagas por supuesto que lo leeré.

      En efecto es muy necesario prestar atención durante el embarazo a todos los aspectos psicológicos, por eso trato de visibilizarlo y de poner en palabras lo que le puede ocurrir a muchas mujeres.

      Ánimo y fuerza en este proceso. Gracias por tus comentarios.
      Un abrazo

      Cristina

      Reply

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *